11 claves para disfrutar de un alquiler vacacional 100% seguro

alquiler apartamento vacacional

Seamos sinceros, el alquiler vacacional, nos guste o no, ha revolucionado el sector. Se ha creado un “nicho” de mercado en base a apartamentos que los propietarios no saben cómo darles salida. El sector experimentó un crecimiento exponencial en plena crisis.

Muchos de estos propietarios, al no poder vender su piso por el precio deseado, destinaron su vivienda al alquiler vacacional. Plataformas como AirBnb, han provocado una auténtica revolución en el sector inmobiliario.

Al ser un nuevo mercado, la legalidad quedó “en el aire”. No existía una confianza total en el negocio que se creó. El número de reclamaciones y de quejas crecieron exponencialmente pero al no existir un marco legal muchas de ellas se quedaron en el tintero.

Todo eso cambió. Ahora sí hay seguridad, ahora sí hay respuestas ante posibles demandas y ahora sÍ hay un mercado consolidado.

A pesar de ello, nuestros abogados han querido desarrollar un post, para eliminar todas esas posibles dudas que existen en torno al alquiler de un apartamento.

¿Es obligatorio firmar un contrato de alquiler?

Hay que tener mucho cuidado con esto. En Plataformas de alquileres vacacionales (100% seguras) firmas un contrato con ellos como intermediario, no tienes nada que ver con el propietario.

Si esa vivienda no tiene fines turísticos tienes que tener una relación contractual con el propietario o con la agencia inmobiliaria que lleve la casa. En el contrato, se especificarán las condiciones, así como derechos y obligaciones.

Por lo tanto, si te vas de vacaciones y te alojas en un apartamento de alquiler vacacional, asegúrate de conocer todos tus derechos y obligaciones. Las condiciones las aportará la plataforma, en el caso de que no la conozca no te fíes, ya que si hubiese cualquier problema puede que no se hagan cargo.

Claves para alojarte en un alquiler vacacional

Los puntos que se desarrollarán a continuación tiene dos perspectivas, por un lado, se aportarán consejos si eres arrendador (casero) y por otro, si eres arrendatario (inquilino).

Si eres arrendador…

  • Evita a los morosos. Asegúrate, aunque sea un periodo corto de tiempo, que te hacen el ingreso. Siempre te deben pagar antes de entrar en la vivienda. Incluso, se puede llegar a pedir la nómina o el contrato de trabajo sin ningún tipo de problema.
  • Asegúrate de que el contrato (condiciones) quedan firmadas, es decir, si hay algún tipo de problema, tanto inquilino como casero saben perfectamente como actuar.
  • La solicitud de fianzas o garantías ante cualquier desperfecto está permitida por ley. Debes sentirte seguro de que en caso de que exista cualquier desperfecto, la ley está de tu lado.
  • Plataformas, como la mencionada anteriormente, te asegura de que el tipo de público que accede a la vivienda conoce todas sus obligaciones. Si no cumplen, la ley actuará contra el inquilino y la plataforma (el casero no forma parte de la ecuación)
  • Siempre se debe intentar tener cierto grado de amistad con el inquilino, la confianza (en su justa medida) facilita muchísimo todo el proceso.
  • Prestar un servicio de seguro a los inquilinos aumentan la confianza del contrato. Supone un gasto más pero el nivel de calidad del servicio aumenta.

Si eres inquilino…

  • Si el piso se alquila bajo una plataforma de alquiler vacacional, asegúrate de que tenga una buena reputación y los servicios que preste sean de calidad. Ver las opiniones y comentarios de antiguos inquilinos ayuda a la hora de elegir un apartamento u otro.
  • Nunca te quedes con la primera opción. Al ser un mercado en crecimiento, la oferta es muy grande. Busca y estudia alternativas, y solo elije cuando estes seguro de que el piso cumple todas tus expectativas.
  • Antes de firmar el contrato o de pagar, debes ver el inmueble. Nunca realices la transferencia o firmes el contrato sin ver las condiciones del piso. De esta forma, evitas posibles engaños por parte del casero o de la plataforma.
  • El método de pago debe ser pactado por ambas partes. Si no estás de acuerdo, no debes aceptar lo que te imponga. El contrato debe estar firmado por ambas partes y de forma escrita.
  • Siempre debes tener una buena relación con el casero por lo que debes seguir sus directrices. Siempre que no estés de acuerdo con algo se debe hablar y se puede modificar contractualmente. Si se hace de palabra no tiene ninguna validez a la hora de futura reclamación.

De una forma global, si sigues todos estos consejos, nunca habría problema a la hora de realizar un contrato de alquiler vacacional. En el caso de que lo hubiese, se recomienda la presencia de un abogado experto que recoja todas las pruebas posibles, así como el contrato para iniciar una reclamación.

Artículos relacionados

google-site-verification: google05150e0efee61185.html