[Campamentos de verano para niños] ¿De quién es la responsabilidad?

campamento de verano para niños

La mayoría de padres buscan campamentos de verano para niños para que estos salgan de la rutina diaria. Durante los meses de calor, la búsqueda de esta alternativa crece cada vez más. Una de las principales razones es que, los campamentos son cada vez más especializados. Es decir, se centran en desarrollar capacidades específicas (relaciones sociales, “laborales”, comunitarias, medioambientales…)

Se están llegando a convertir en un complemento escolar, en el que el niño o la niña sigue aprendiendo o desarrollando su personalidad, de una forma completamente opuesta a lo que están acostumbrados.

Lo más importante a la hora de elegir un campamento u otro, es saber si los monitores están titulados, si se cumple el ratio de niños por monitor o si las instalaciones están revisadas para garantizar su seguridad.

Por la importancia que tiene, sobre todo en estas fechas, nuestros abogados han elaborado un post para solucionar ciertas dudas, que pueden surgir, acerca de la “seguridad” del menor.

¿Quién es el responsable del cuidado de mi hijo?

El centro o la entidad organizadora tendrá la responsabilidad de cuidar al menor, da igual que sea una granja escuela, una guardería, un campamento…Desde que los niños entran al “centro” hasta que salgan aquellos tendrán la responsabilidad de cuidarlos. Es como si se firmase un contrato desde que entra hasta que sale, todo ese tramo la responsabilidad recae en ellos.

¡Ojo! La responsabilidad no solo recae en el centro, si se realiza algún tipo de actividad, que implica el desplazamiento, también se harán cargo del cuidado todo ese trayecto. En dichos campamentos de verano, suele haber muchas excursiones; por lo tanto, en todo el tramo e incluso donde se realiza la excursión la responsabilidad es del centro.

No es habitual, pero si se comete algún tipo de negligencia, se podrá reclamar. Todo dependerá de si el monitor estaba titulado, si prestaba atención, si se podía evitar…una serie de cuestiones que deberían evaluarlas expertos en la materia.

¿Y si el campamento de verano pertenece a un colegio público?

En este caso hay una particularidad, sigue siendo todo igual pero este apartado, lo recoge el artículo 106 de la Constitución Española. Por lo tanto, la responsabilidad del menor, no importa el carácter público o privado del centro, siempre recae en el centro que organice el campamento.

Si mi hijo/a sufre un accidente… ¿Qué sucede?

Previamente, siempre se recomienda comprobar que el campamento de verano que se ha elegido, tenga un seguro médico que cubra gastos sanitarios y un seguro de responsabilidad civil. Estos dos elementos, posibilitarán el trabajo de un abogado en futuras reclamaciones. Obviamente, no se recomienda, tener estos dos seguros solos para reclamar, se recomienda para “ganar en salud”.

¿Cómo se inicia una reclamación?

¡Fácil! Enviando un burofax al centro, informándole de la situación. En este punto, hay dos posibilidades:

  • Se llega a un acuerdo amistoso
  • No se llega a un acuerdo, por lo que se presentará una demanda en el Juzgado de Primera Instancia.

¿Qué plazos tengo para presentar una reclamación?

El plazo será siempre de un año. Normalmente, los campamentos son en agosto, por lo que debes recordar en septiembre empezar el proceso; por experiencia en nuestro despacho hay casos que no se pueden reclamar porque han superado el año y no se ha interrumpido la prescripción en ningún momento.

La reclamación debe poder medirse en términos económicos, solo de esta forma se podrá acceder a solicitar una indemnización por daños.

Es muy recomendable aportar todas las pruebas de que se disponga. Es muy complicado, a veces, en este tipo de “eventos” encontrar testigos válidos, fotografías…pero, por ejemplo, un parte médico, es una prueba vital para verificar dicha situación.

Si el accidente se produce por una causa de fuerza mayor, el centro no se hará cargo de los daños causados. Esto debe quedar muy claro, por ejemplo, actos terroristas, sucesos meteorológicos o sucesos imprevisibles, son actos en los que el centro no podrá ser objeto de reclamación.

¿Cuántos monitores debe haber en un campamento?

Todo dependerá, como se ha mencionado antes, del tipo de campamento de verano. No es lo mismo un campamento donde se desarrolle capacidades lingüísticas a un campamento donde su principal actividad sea el desarrollo de deportes extremos. A su vez, también dependerá de la capacidad de los menores.

No existe una regulación específica, sino que cada situación es particular, atendiendo a la actividad y a la comunidad autónoma donde se desarrolle el campamento.

De manera orientativa, existe un ratio monitor-niño:

  1. Un monitor podrá estar con 8-9 niñ@s que tengan máximo 6 años
  2. Un monitor podrá estar con 12-15 niñ@s que tengan máximo 10 años
  3. Un monitor podrá estar con 18-20 niñ@s que tengan máximo 17 años

Nuestros abogados siempre recomiendan, antes de matricular a un hijo/a en un campamento, buscar referencias acerca del trato recibido, de las instalaciones y, sobre todo, el nivel de comunicación que tienen con los padres. A su vez, si tienen seguros médicos y de responsabilidad civil, en caso de presentar una reclamación, facilitará mucho el trabajo.

Artículos relacionados

google-site-verification: google05150e0efee61185.html