Divorcio, separación y nulidad matrimonial

procedimiento de divorcio

Una relación de pareja no siempre funciona y es entonces cuando se decide poner fin a la misma. Aunque lo ideal es que ambas partes lleguen a un acuerdo y pongan fin a su relación de forma amistosa siendo esto especialmente importante cuando hay hijos de por medio, lo cierto es que no son pocos los casos en que las partes no son capaces de ponerse de acuerdo, no logrando llegar a una nulidad matrimonial amistosa. En estos casos, ¿qué opciones nos tiende la ley?

El divorcio

Legalizado en 1981, gracias a la Ley 30/1981 por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil, el divorcio es una institución jurídica por la que se produce la disolución legal del matrimonio. Hay diferentes modalidades y procedimientos de nulidad matrimonial. Son los siguientes:

1.- Divorcio de mutuo acuerdo: en este caso, el procedimiento es rápido y sencillo, ya que ambas partes llegan a un acuerdo. Así, junto con la interposición de la demanda de divorcio se presenta un convenio regulador que deberá contener diferentes extremos, de acuerdo con el artículo 90 del Código Civil, entre los que se encuentra la distribución de las cargas del matrimonio, la liquidación del régimen económico matrimonio, la atribución del uso de la vivienda familiar, o el cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad, entre otros. No obstante, estos convenios reguladores deberán de ser aprobados por el Juez. En cualquier caso, es necesario que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio.

¿Necesitas asistencia para la solicitar la nulidad matrimonial?   ¡ CONSÚLTANOS GRATIS !

2.- Divorcio a petición de uno de los cónyuges (contencioso): en este caso es uno de los cónyuges quien solicita el divorcio. No obstante, deberán haber transcurrido tres meses desde la celebración del mismo. Sin embargo, no es necesario el cumplimiento de este plazo cuando quede acreditado un riesgo para la vida, integridad o libertad del cónyuge solicitante o de los hijos del matrimonio. En este supuesto el procedimiento es más largo y complejo que el anterior, pues no se presenta convenio regulador alguno junto con la interposición de la demanda (aunque se solicita la adopción de determinadas medidas provisionales) y es necesario que ambos cónyuges estén representados por distintos abogados durante el procedimiento.

La separación matrimonial

Como ocurre en los procedimientos de nulidad matrimonial, es necesario que haya transcurrido un plazo de tres meses desde la celebración del matrimonio para llevar a cabo la separación, salvo en aquellos casos en los que exista peligro para la vida, integridad o libertad del cónyuge o de los hijos comunes. En este caso no hay ruptura del vínculo matrimonial lo cual sólo sucede en caso de fallecimiento, de declaración de fallecimiento o de divorcio, únicamente se pone fin a la convivencia conyugal.

Como en el caso del divorcio, existen dos modalidades:

1.- Separación de hecho: en este caso, ambos cónyuges convienen expresa o tácitamente, o uno de ellos impone al otro, el cese de la convivencia conyugal sin intervención del órgano público. No se liquida el régimen económico matrimonial y, además, el cónyuge separado no tendrá derechos legitimarios en la herencia del otro cónyuge.

2.- Separación judicial: la separación judicial puede ser de mutuo acuerdo, cuando ambos cónyuges o uno con el consentimiento del otro interponen demanda de separación con el correspondiente convenio regulador; o contenciosa, cuando ambos cónyuges no llegan a acuerdo alguno y la demanda es interpuesta por uno de ellos sin consentimiento del otro y sin el convenio regulador. En este segundo caso es el juez quien fijará los términos de la separación y quien determinará el convenio regulador de la misma. En ambos casos habrá de haber transcurrido un plazo de tres meses desde la celebración del matrimonio, salvo en los casos de maltrato.

La nulidad matrimonial 

La nulidad supone la completa ineficacia del matrimonio, declarada judicialmente, por causa coetánea a su celebración y con efectos retroactivos a dicha celebración, salvo para el cónyuge que hubiera actuado de buena fe y para los hijos en común del matrimonio

¿Cuáles son las causas? El matrimonio será nulo por las siguientes razones:

1.- Matrimonio celebrado sin consentimiento.

2.- Matrimonio celebrado con menores no emancipados, entre personas ya ligadas por un vínculo matrimonial anterior, y entre parientes o condenados por haber participado en la muerte del cónyuge o pareja.

3.- Matrimonio contraído sin intervención del Juez o funcionario competente.

4.- Matrimonio contraído por error en la identidad de uno de los cónyuges, coacción o miedo grave.

En Voy a Defenderte disponemos de abogados online especializados en nulidad matrimonial y separaciones que te asesorarán en todas tus dudas.

abogados

Artículos relacionados

google-site-verification: google05150e0efee61185.html