¿Qué es la carta de despido?

carta de despido

Lo primero que nuestros abogados quieren dejar claro es que han desarrollado este post, desde dos perspectivas diferentes. Por un lado, el empresario sabrá cómo tiene que proceder para realizar una carta de despido, mientras que, por otro lado, el trabajador entenderá, todo lo relativo a la referida carta de despido.

Lo que se pretende es dar una visión general de ambas partes con el objeto de que el entendimiento de dicho proceso sea total. De esta forma nos aseguramos que no hay ningún tipo de duda. Es un proceso, en ciertos casos, difícil de asimilar, por lo que se desarrollará los principales puntos, que tanto empresario como trabajador deben tener muy claros.

Todo dependerá del tipo de despido que proceda. Obviamente, no es lo mismo una carta de despido improcedente que una carta de despido procedente con preaviso. Cada caso, es particular. Por lo tanto, siempre que se desarrollen despidos con una carga de complejidad alta, se recomienda la presencia de abogados expertos en la materia.

Una carta de despido es un documento mediante el cual se indica a la persona receptora que está despedida. En dicha carta, se expondrá los motivos del despido. En caso de que no estén claros los motivos la carta se podrá convertir en la prueba de que estamos ante despido improcedente.

Por lo tanto, el empresario verifica su voluntad, mediante este medio, de que quiere cesar la relación laboral con el empleado en cuestión.

El despido objetivo es aquel que se produce cuando concurre alguna de las causas objetivas expresamente previstas en las leyes laborales.

¿Cómo se comunica una carta de despido?

Existen diferentes vías. Normalmente se hace verbalmente o mediante actos externos que expresen de manera inequívoca la voluntad de recisión contractual.

La ley exige formalización por escrito. Esto se plasma en la carta de despido que el empresario entrega al trabajador. La extinción del contrato unilateralmente por parte del empresario, puede ser por causas objetivas o por despido disciplinario.

Causas Objetivas

  • Ineptitud del trabajador conocida
  • Falta de adaptación a los cambios
  • Falta de asistencia al puesto de trabajo
  • Se necesita, objetivamente, amortizar puestos de trabajo

El despido por causas objetivas queda recogido en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores.

Causas despido disciplinario

  • Incumplimiento grave de la labor
  • Indisciplina laboral
  • Ofensas verbales o físicas
  • Toxicomanía
  • Transgresión de la buena fe contractual

Importancia de la carta de despido disciplinario

En muchísimas ocasiones el despido disciplinario es declarado improcedente debido a la deficiente redacción de la carta de despido. En ella no se declaran los hechos que llevan al empresario a despedir al trabajador.

Hay ocasiones en las que el trabajador ha incumplido sus obligaciones, por lo que es merecedor de despido. Sin embargo, la carta de despido, no expresa claramente los hechos por lo que el despido se declara improcedente por un defecto de forma.

¿Qué dice el artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores?

El despido disciplinario debe ser notificado por escrito, mostrando los hechos que motivan el suceso y la fecha en que tendrá efecto. En caso de que no se aporte de forma escrita, el despido se declarará improcedente.

La comunicación escrita debe aportar al trabajador un conocimiento claro de los hechos que se le imputan. De esta forma el/ella podrá formular su defensa en juicio, en su caso. Un aspecto muy importante es que, la empresa no podrá aportar en el procedimiento judicial hechos diferentes en su defensa a los que incluyó en la carta de despido.

¿Cómo hacer una carta de despido injustificado?

Este tipo de carta de despido, por lo general suele ser dura, ya que la causa por la que se despide suele ser por motivos económicos, no porque el trabajador no cumpla en su puesto.

  • Un despido improcedente es amargo para ambas partes si el motivo de despido es económico y no laboral. La empresa, normalmente, necesita reducir personal para ahorrar en costes. Es recomendable explicar, en dicha carta, estos motivos de una forma clara y concisa.
  • La estructura de la carta, es sencilla. Hay que añadir todos y cada uno de los datos de la empresa como del trabajador. Hay que evitar cualquier confusión.
  • La explicación de motivos debe ser todo lo contundente que se pueda. La razón es muy sencilla, si se explica la situación empresarial, en términos de costes, la indemnización que se tenga que dar al trabajador se va a quedar en la propuesta. Si el empresario es honesto, y no hay otra forma de solucionar el problema que, con el despido, las condiciones económicas no cambiarán.
  • Es importante, aconsejar al trabajador dónde puede acudir para arreglar los trámites de la indemnización a recibir. Se debe facilitar el proceso todo lo que se pueda.
  • Si el despido es “amigable” se debe incluir una carta de recomendación, explicando los motivos por los que se ha producido el despido. Tampoco es descartable crear un apartado de agradecimiento para el trabajador. Esta parte suele tener un componente más emocional. Se hace para intentar que el trabajador se sienta lo más valorado posible.

¿Qué es el finiquito?

Es el documento que la empresa te entrega cuando se termina la relación laboral. Recoge todos los conceptos e importes que te deben a fecha del despido, y éste se entregará el último día de trabajo.

¿Qué conceptos tiene el finiquito?

  • Días trabajados del mes
  • Pagas extras devengadas
  • Vacaciones no retribuidas
  • Dietas adeudadas
  • Horas extras realizadas y no cobradas
  • Indemnización por despido (en caso que corresponda)

¿Qué implica la firma del finiquito?

Hay que diferenciar entre firmar la carta de despido y firmar el finiquito. Si no te han ingresado el finiquito, puedes firmar poniendo en el documento que aún no se realizado el ingreso o, directamente no firmar el finiquito.

Es muy habitual, que la persona despedida, no esté conforme con el importe. En ese caso, existen varias opciones:

  • No firmar absolutamente ningún documento
  • Firmar como “no conforme”.
  • Firmar y poner los conceptos que te corresponden (según tu criterio)

En el caso de que no se esté de acuerdo con la cantidad se necesita al 100% acudir a un abogado experto que asesore en todo el proceso judicial. Dicho proceso, es largo y se necesita de un apoyo legal que sepa manejar cada elemento de la “negociación”

Artículos relacionados

google-site-verification: google05150e0efee61185.html